Los retos energéticos que le esperan al país


Cada vez es más evidente que las hidroeléctricas no pueden suplir todas las necesidades en materia energética que demanda el país, por ello se debe acudir cuanto antes a la consolidación de otras fuentes de energía (eólica y solar, por ejemplo).

Bogotá D. C., 18 de marzo de 2016 — Agencia de Noticias UN-

Así lo afirmó Luis Alberto Posada, director de Investigación y Desarrollo de Isagen, uno de los invitados a la Cátedra de Sede Jorge Eliécer Gaitán de la U.N., quien durante su intervención explicó cómo se está atendiendo la demanda de energía en el país y cuáles son las alternativas para suplir las necesidades energéticas de los próximos años.

“El 70 % de la demanda de energía está siendo respaldada por las hidroeléctricas, un 10 % por combustibles líquidos, el 12 % con gas y el 8 % restante por carbón”, anotó.

Además, aunque gran parte de la demanda se suple con los embalses y las hidroeléctricas que dependen del recurso hídrico, se debe tener en cuenta que el comportamiento del agua depende de sus ciclos, y que la disponibilidad de este recurso en los ríos y caudales es variable.

“Esto significa que hay zonas del país donde llueve más y por tanto hay más cantidad de agua en el año y otras donde se presenta sequía porque escasea el recurso hídrico”, enfatizó.

Durante el conversatorio, explicó, que el déficit energético del país en la actualidad se da porque los embalses tienen menor cantidad de agua almacenada. Esta situación corresponde a diferentes aspectos como la alteración de los ciclos hidrológicos y el aumento del calentamiento global.

“Sabemos que el comportamiento de las corrientes de agua es distinto en todas las regiones el país. Este fenómeno se ha vuelto recurrente y cada vez es más evidente el cambio en su comportamiento”, añadió.

El Fenómeno de El Niño, la variación climática que ha afectado en mayor medida en los últimos meses, se origina por el calentamiento de las aguas de la costa Pacífica y genera un cambio importante en las condiciones climatológicas de toda la región, pues altera los vientos y desplaza las masas de agua.

“Aunque este fenómeno produce un aumento en las precipitaciones, en varias zonas del país el viento se altera y empezamos a experimentar sequía, y a su vez disminuyen los caudales en los embales e hidroeléctricas”, puntualizó.

Actualmente el combustible fundamental para producir energía es el agua, cuando los fenómenos climáticos ocasionan este tipo de impactos, el país resulta en apuros para atender las necesidades energéticas.

Además, debido a la intervención del hombre sobre el medioambiente, el calentamiento global ha generado que los fenómenos climáticos (Niño o Niña) sean más intensos y frecuentes.

“Antes esta situación ocurría cada cinco o siete años y era posible controlarla, hoy en día estos ciclos son de mucho menos tiempo y estamos teniendo situaciones más intensas y sequias más fuertes que nos están llevando a pensar en cómo resolver este asunto”, añadió.

Según proyecciones de la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME), se espera que la demanda de energía del país crezca en un 3 % anual. Esto, aunque parece un crecimiento modesto, significa que a la demanda actual de 65 gigavatios por hora cada año, se deberá adicionar energía de dos gigavatios por hora cada año para suplir las necesidades futuras.

Eólica, la apuesta pendiente

Frente a esto, según el experto hay que recurrir a diferentes fuentes de energía, diferentes a la hidroeléctrica. En Colombia las reservas de hidrocarburo y gas son limitadas, por lo que no representan una solución completa.

El carbón es un combustible de bajo costo y con alta presencia en el país, sin embargo, es un emisor de gases de efecto invernadero que aumenta la contaminación.

Para superar esta situación, una buena opción es aprovechar el potencial del país en energía eólica en zonas como la costa Atlántica y La Guajira, la energía geotérmica y la energía solar. Sin embargo, también se deberá pensar cómo asumir los costos que requieren estas fuentes de energía.

“Colombia es un país en desarrollo, nos estamos transformando y eso hace que mejore la calidad de vida de todos los habitantes, vamos a requerir más energía y se debe pensar en estrategias para sacarle provecho a las fuentes que tenemos sin afectar el medioambiente”, concluyó.

http://agenciadenoticias.unal.edu.co/detalle/article/los-retos-energeticos-que-le-esperan-al-pais.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s