El Hospital John’s Hopkins declara “la Quimioterapia es la gran equivocación médica”

RECOMENDAMOS: ANÁLISIS DEL CONTROVERTIDO MAIL “EL HOSPITAL JOHNS HOPKINS CAMBIÓ SU VISIÓN SOBRE EL CÁNCER”

Después de muchos años de decirle a la gente que la quimioterapia es la única manera de tratar (tratar literalmente) y eliminar el cáncer, el Hospital John Hopkins esta finalmente empezando a decir a la gente que hay alternativas.

Toda persona tiene células cancerígenas en el cuerpo. estas células no se ven en los chequeos regulares hasta que se han multiplicado a unos pocos billones. cuando los doctores le dicen a los pacientes de cáncer que no hay mas células cancerígenas después del tratamiento, solo significa que los chequeos no las detectan porque ellas no han llegado a un tamaño detectable.

Las células de cáncer ocurren 6 de 10 veces en la vida de las personas.

Cuando el sistema inmunológico de una persona es fuerte, las células cancerígenas serán destruidas y se prevendrá la multiplicación y formación de tumores.

Cuando una persona tiene cáncer, esto indica que esa persona tiene muchas deficiencias de nutrición. esto puede ocurrir por diferentes motivos como genéticas, de medio ambiente, alimenticios y por modo de vida.

Para resolver esas muchas deficiencias de nutrición, el cambiar de dieta e incluir suplementos es imprescindible para reforzar el sistema inmunológico.

La quimioterapia en realidad envenena las células de cáncer, pero también destruye las células sanas de la médula espinal, así como también las del intestino y eso produce daño en los órganos como el hígado, riñones, corazón y pulmones.

La radiación, cuando destruye las células cancerígenas, también quema y daña las células sanas y los órganos, así como también los tejidos.

El tratamiento inicial de quimioterapia y radiación muchas veces reduce el tamaño de los tumores, pero un prolongado uso de la quimioterapia y la radiación no tiene como resultado la destrucción total de los tumores.

Cuando el cuerpo tiene muchas toxinas debido a la quimioterapia y la radiación el sistema inmunológico esta comprometido o destruido, por eso las personas pueden sufrir varios tipos de infecciones y complicaciones.

Quimioterapia y la radiación puede causar la mutación de las células cancerígenas, que se resistan y se haga difícil su destrucción total. La cirugía puede también provocar la invasión de las células a otros órganos.

Una manera efectiva de combatir ‘el cáncer’ es no darle de comer a las células cancerígenas con aquellos alimentos que necesita para multiplicarse.

Las células de cáncer se alimentan de:

Azúcar es un alimento del cáncer. no consumiendo azúcar se corta uno de los mas importantes elementos de las células cancerígenas. existen sustitutos del azúcar como sacarina, pero esos están hechos con aspartamo y es muy nocivo. Un mejor sustituto del azúcar es miel de manuka o melaza, pero en pequeñas cantidades. La sal tiene un químico que se le agrega para que se vea blanca. Una mejor alternativa para la sal es la sal de mar o sales vegetales.aspartamo-en-todas-partes

Leche causa al cuerpo la producción de mucus, especialmente en el conducto intestinal. Las células cancerígenas se alimentan de mucus, eliminando la leche y sustituyendo por leche de soya, las células de cáncer no tienen que comer por consiguiente se mueren.

Las células de cáncer maduran en un medio ambiente ácido. una dieta basada en carne roja es ácida, es mejor comer pescado, y un poco de pollo, en lugar de carne vacuna o cerdo. La carne además tiene hormonas y parásitos que son muy nocivos, especialmente para las personas con cáncer. la proteína de la carne es muy difícil de digerir y requiere muchas enzimas. la carne que no se digiere queda en los intestinos y entra en estado de putrefacción y lleva a la creación de más toxinas.

 

¿Cómo contribuir a la solución del problema?

Una dieta de 80 % de vegetales frescos y jugos, granos, semillas, nueces, almendras y solo un poco de frutas ponen al cuerpo en un ambiente alcalino. solo un 20% se debe consumir en comidas cocidas, incluidos los porotos (frijoles). jugo de vegetales frescos proporcionan al cuerpo coenzimas que son fáciles de absorber y llegan a las células después de 15 minutos de haber sido consumidos para nutrir y ayudar a formar células sanas. para obtener enzimas vivas que ayudan a construir células sanas se debe tratar de tomar jugos vegetales (casi todos incluido alfalfa) y comer muchos vegetales frescos 2 o 3 veces al día. Evitar tomar café, te y chocolate, pues tienen mucha cafeína. el te verde es una mejor alternativa y tiene propiedades que combaten al cáncer. el agua es mejor tomarla purificada, o filtrada para evitar las toxinas y metales pesados del agua de la canilla. agua destilada es ácida, no tomarla.comer-comida-cruda

Las paredes de las células de cáncer están cubiertas por una proteína muy dura. Evitando comer carne, estas paredes liberan mas enzimas que atacan las proteínas de las células de cáncer y permite al sistema inmunológico destruir las células cancerígenas.

Algunos suplementos ayudan a reconstruir el sistema inmunológico (florescence, essiac, anti-oxidantes, vitaminas, minerales, efas (aceite de pescado) para ayudar a las células a luchar y destruir las células cancerígenas. Otros suplemento como la vitamina e son muy conocidas porque causan apóptosis, el método normal del cuerpo de eliminar las células innecesarias o defectuosas.

El cáncer es también una enfermedad de la mente, el cuerpo y el espíritu. Una actitud mas activa y positiva ayudará a combatir al enfermo de cáncer a convertirse en un sobreviviente. La rabia y la incomprensión, el no perdonar pone al cuerpo en una situación de estrés y en un medio ambiente ácido. Aprender a tener un espíritu amable y amoroso con una actitud positiva es muy beneficioso para la salud. Aprender a relajarse y disfrutar de la vida. Busque a su Creador en oración, El le dará salud.

Las células de cáncer no pueden vivir en un ambiente oxigenado. Ejercicio diario, y respiración profunda ayuda a recibir más oxígeno hasta niveles celulares. La terapia de oxígeno es otro elemento que ayuda a destruir las células de cáncer.

1. no contenedores de plástico en el microondas.

2. no botellas de agua en el freezer.

3. no papel plástico en el microondas.

Químicos como las dioxinas causan cáncer, especialmente de seno. La dioxina es muy destructiva, especialmente para las células del cuerpo.

No ponga en el freezer sus botellas de agua de plástico ya que el plástico elimina dioxina y envenena el agua.recientemente, el doctor edward fujimoto, wellnes program manager at castle hospital, estuvo en un programa de televisión y explico el peligro de la dioxina. El dijo que no tenemos que poner contenedores de plástico en el microondas. especialmente las comidas que tienen grasas. dijo que la combinación de grasa y calor fuerte con el plástico elimina dioxina dentro de la comida y por consiguiente luego a nuestro cuerpo. En su lugar se puede usar vidrio, como pirex o cerámica para calentar la comida.

FUENTE: http://reconquistandoeden.com.ar/el-hospital-john-hopkins-declara-la-quimioterapia-es-la-gran-equivocacion-medica

El bichito que planta cara a Dios

“Sólo la casualidad puede aparecer ante nosotros como un mensaje. Lo que ocurre necesariamente, lo esperado, lo que se repite todos los días, es mudo. Sólo la casualidad nos habla”, escribía Milan Kundera en La insoportable levedad del ser. Y algo habla, o más bien grita, en una playa de Badalona, cerca de Barcelona: la dominada por el puente del Petróleo. Por este pantalán que se mete 250 metros en el mar Mediterráneo se descargaban productos petrolíferos hasta finales del siglo XX. Y a sus pies se levanta desde 1870 la fábrica de Anís del Mono, el licor en cuya etiqueta aparece un simio con la cara de Charles Darwin como guiño a la teoría de la evolución, por entonces polémica.

Hoy, el puente del Petróleo es un precioso mirador con una estatua de bronce dedicada al mono con rostro darwinista. Y, por una casualidad que habla, entre sus paseantes habituales se encuentra un equipo de biólogos evolutivos del departamento de Genética de la Universidad de Barcelona. Caminan por la pasarela sobre el océano y lanzan un cubo para atrapar a un animal marino, el Oikopleura dioica, un bicho de tan solo tres milímetros, pero con boca, ano, cerebro y corazón. Parece insignificante, pero, como Darwin, hace que el discurso de las religiones se tambalee. Coloca al ser humano en el lugar que le corresponde: con el resto de animales.

El organismo marino ‘Oikopleura dioica’ señala a la pérdida de genes ancestrales, compartidos con los humanos, como motor de la evolución

“Hemos estado mal influenciados por la religión, pensando que estábamos en la cúspide de la evolución. No lo estamos. Estamos al mismo nivel que el resto de los animales”, sentencia el biólogo Cristian Cañestro. Junto a su colega Ricard Albalat dirige una de las tres únicas instalaciones científicas del mundo para estudiar al Oikopleura dioica. Las otras dos están en Noruega y Japón. La suya es una salita fría, con centenares de ejemplares prácticamente invisibles metidos en recipientes de agua, en un rincón de la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona.

“La visión hasta ahora es que al evolucionar ganábamos en complejidad, ganando genes. Así se pensó cuando se secuenciaron los primeros genomas, de mosca, de gusano y del ser humano. Pero hemos visto que no es así. La mayoría de nuestros genes está también en las medusas. Nuestro ancestro común los tenía. No es que nosotros hayamos ganado genes, es que los han perdido ellos. La complejidad génica es ancestral”, sentencia Cañestro.

Una hembra de 'Oikopleura dioica' llena de huevos. ampliar foto
Una hembra de ‘Oikopleura dioica’ llena de huevos. Cañestro & Albalat Lab

En 2006, este biólogo investigaba el papel de un derivado de la vitamina A, el ácido retinoico, en el desarrollo embrionario. Esta sustancia indica a las células de un embrión lo que tienen que hacer para convertirse en un cuerpo adulto. El ácido retinoico activa los genes necesarios, por ejemplo, para formar las extremidades, el corazón, los ojos y las orejas. Cañestro estudiaba este proceso, común en los animales, en el Oikopleura. Y se quedó con la boca abierta.

“Los animales utilizan una cascada de genes para sintetizar el ácido retinoico. Me di cuenta de que en el Oikopleura dioica faltaba uno de estos genes. Luego vi que faltaban más. No encontrábamos ninguno”, recuerda. Este animal de tres milímetros fabrica su corazón, de manera inexplicable, sin ácido retinoico. “Si ves un coche sin ruedas moviéndose, ese día tu percepción de las ruedas cambia”, ilustra Cañestro.

Nuestro último ancestro común vivió hace 500 millones de años. Desde entonces, el ‘Oikopleura’ ha perdido el 30% de los genes que nos unían

El último ancestro común entre este minúsculo habitante de los océanos y el ser humano vivió hace unos 500 millones de años. Desde entonces, el Oikopleura ha perdido el 30% de los genes que nos unían. Y lo ha hecho con éxito. Si usted se mete en cualquier playa del mundo, allí estarán ellos rodeando su cuerpo. En la batalla de la selección natural, los Oikopleura han ganado. En algunos ecosistemas marinos, su densidad alcanza los 20.000 individuos por cada metro cúbico de agua. Son perdedores, pero solo de genes.

Albalat y Cañestro acaban de publicar en la revista especializada Nature Reviews Genetics un artículo que analiza la pérdida de genes como motor de la evolución. Su texto ha despertado interés mundial. Ha sido recomendado por F1000Prime, una clasificación internacional que señala los mejores artículos sobre biología y medicina. El suyo empieza con una frase del emperador romano Marco Aurelio, filósofo estoico: “La pérdida no es más que cambio y el cambio es un placer de la naturaleza”.

Los dos biólogos subrayan que la pérdida de genes, incluso, pudo ser clave para el origen de la especie humana. “El chimpancé y el ser humano comparten más del 98% de su genoma. Quizás habría que buscar las diferencias en los genes que se han perdido de manera diferente durante la evolución de los humanos y el resto de primates. Algunos estudios sugieren que la pérdida de un gen hizo que la musculatura de nuestra mandíbula fuera más pequeña y esto permitió aumentar el volumen de nuestro cráneo”, hipotetiza Albalat. Quizá, perder genes nos hizo más inteligentes que el resto de los mortales.

Investigadores del laboratorio de Cristian Cañestro y Ricard Albalat. ampliar foto

Investigadores del laboratorio de Cristian Cañestro y Ricard Albalat. UB

En 2012, un estudio del genetista estadounidense Daniel MacArthur mostró que, de media, cualquier persona sana tiene 20 genes que no funcionan. Y, aparentemente, tan campantes. Albalat y Cañestro, del Instituto de Investigación de la Biodiversidad (IRBio) de la Universidad de Barcelona, ponen dos ejemplos muy estudiados. En algunas personas, los genes que codifican la proteína CCR5 o la DUFFY están anulados por mutaciones. Son las proteínas que utilizan, respectivamente, el virus del sida y el parásito que causa la malaria para entrar en las células. La pérdida de estos genes hace a los humanos más resistentes a estas enfermedades.

En el laboratorio de Cañestro y Albalat hay un cartel que imita al de la película Reservoir Dogs, en el que aparecen los científicos y otros miembros de su equipo vestidos con camisas blancas y corbatas negras, como en el filme de Quentin Tarantino. Su montaje se titula Reservoir Oiks, en alusión al Oikopleura. Los dos biólogos creen que el organismo marino va a permitir formular, y responder, preguntas nuevas sobre nuestro manual de instrucciones común: el genoma.

El ‘Oikopleura’ permite estudiar qué genes humanos son esenciales: por qué algunas mutaciones son irrelevantes y otras provocan efectos terribles en nuestra salud

El cerebro del Oikopleura tiene unas 100 neuronas y el de los humanos contiene 86.000 millones, pero somos mucho más similares de lo que parece. Entre un 60% y un 80% de las familias de genes humanos tienen un claro representante en el genoma de Oikopleura. “Este animal nos permite estudiar qué genes humanos son esenciales”, aplaude Albalat. O lo que es lo mismo: por qué algunas mutaciones son irrelevantes y otras provocan efectos terribles en nuestra salud.

Los seres vivos poseen una maquinaria celular que repara las mutaciones que surgen en su ADN. El Oikopleura dioica ha perdido 16 de los 83 genes ancestrales que regulan este proceso. Esta incapacidad para autorrepararse podría explicar su pérdida extrema de genes, según detalla el artículo en Nature Reviews Genetics.

A Cañestro se le ilumina la mirada al hablar de estas ausencias. Los genes suelen actuar en cascada para llevar a cabo una función. Si en una cascada conocida de ocho genes faltan siete en el Oikopleura, porque la función se ha perdido, la permanencia del octavo gen puede revelar una segunda función esencial que había pasado desapercibida. Ese gen sería como un cruce de autopistas. Desmantelada una carretera, sobrevive porque es fundamental en otra ruta. “Esa segunda función ya estaba en el ancestro común y puede ser importante en los humanos”, celebra Cañestro.

“No hay animales superiores y animales inferiores. Nuestras piezas de Lego son básicamente las mismas, aunque con ellas construyamos cosas diferentes”, zanja el biólogo. Piense en su lugar en el mundo la próxima vez que bucee en el mar. Esa nieve blanca que flota en el agua y se puede ver a contraluz son las deposiciones del Oikopleura.

FUENTE: http://elpais.com/elpais/2016/06/13/ciencia/1465783505_295391.html?id_externo_rsoc=FB_CM

Entre chimpancés y robots, paisa busca crear mano artificial virtual

Andrés Agudelo trabaja con primates buscando soluciones para las personas con problemas motrices.

Por:  DAVID ALEJANDRO MERCADO |

10:28 p.m. | 15 de marzo de 2016

Entre chimpancés y robots vive el colombiano Andrés Agudelo. Por su trabajo, este ingeniero de sistemas y magíster en Matemáticas Aplicadas combina la robótica y la experimentación con primates en una investigación neuronal que podría significar un gran avance para la calidad de vida de personas con problemas motrices.

En Gotinga (Alemania), más exactamente en el Centro Alemán de Primates, Agudelo convive a diario con un robot y más de 1.400 monos de distintas especies con los que busca entender cómo se representa en el cerebro humano el movimiento de las manos al prender objetos.

IMAGEN-16537916-2

“También hay un interés militar en conocer qué puede aprenderse del cerebro para crear dispositivos que suplan funciones humanas perdidas por enfermedades, accidentes o violencia”, explica Agudelo.

Egresado de la Universidad Eafit, en Medellín, llegó a Alemania hace tres años y participa en el área de neuroprostética. Explica que la relación entre la robótica y el estudio con los primates para estudiar la movilidad de las extremidades superiores es que estos animales –en especial los macacos– pueden realizar muchas actividades con sus manos (y dedos) para desplazarse, alimentarse e incluso hacer uso básico de herramientas.

La robótica entra en la investigación, ya que se piensa en suplir las necesidades de pacientes que tienen deficiencias en el uso de los brazos y manos.

Para el colombiano, “la ausencia de las manos o la incapacidad para controlarlas es una grave situación para una persona, pues la limita en extremo lo que puede hacer independientemente”.

Para ello, un brazo robot podría suplir muchas de las necesidades de interacción con el mundo de estas personas, incluso si solo permitiera funciones básicas como tomar y mover objetos o alimentarse por sí mismo.

El trabajo de Agudelo consiste en entender cómo se representa el movimiento de los dedos en el cerebro cuando se agarran objetos, con la meta futura de desarrollar una prótesis prototipo que pueda ser controlada por un humano.

“En este momento podemos tener una predicción de hasta 90 por ciento del tipo de agarre que el mono está planeando hacer en décimas de segundo antes de que lo realice, basándonos solamente en señales de su cerebro. También hemos podido predecir el movimiento del pulgar, el índice y el dedo medio del mismo mono antes de que este presione un botón”, precisa Agudelo y añade que esa capacidad permitirá enviar señales al robot con tiempo suficiente para que parezcan acciones propias de la mano.

Otro avance importante en los dos últimos meses, cuenta Agudelo, es el inicio de pruebas de control cerebral de una mano artificial virtual. “En las últimas semanas hemos realizado pruebas en las que un mono puede hacer un control muy básico de los dedos de esta mano virtual solo usando su cerebro, es decir, sin tener en cuenta lo que él hace con sus propias manos”.

Esta investigación es para Agudelo un paso hacia una búsqueda que combina su interés en proveer soluciones tecnológicas de salud con el que tiene en la tecnología de punta.

“Debo enseñarle al mono a hacer ‘trucos’ con sus manos. En los experimentos, ellos tienen implantados electrodos en sus cerebros y con estos podemos leer su actividad neuronal”, narra. Simultáneamente, los datos de su cerebro son decodificados y guardados para análisis posteriores.

Trabajar con primates no solo es entretenido, sino también divertido. “Se aprende mucho de ellos, aunque también hacen de las suyas y rompen algunos de los equipos”, dice Agudelo.

Según el Dane y el Ministerio de Salud, entre dos y tres millones de personas en Colombia sufren de algún tipo de discapacidad. De ellas, entre 20 y 30 por ciento sufren de alguna discapacidad motriz.

“En diagnósticos como cuadriplejia, parálisis por derrame cerebral o esclerosis lateral amiotrófica, una prótesis cerebral sería muy beneficiosa. No conozco las estadísticas, pero digamos que si se pudiera ayudar a 100.000 colombianos, sería grandioso”, asegura.

http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/ciencia/colombiano-que-trabaja-en-investigacion-neuronal-en-alemania-/16537915

Un circuito neuronal borra recuerdos de forma activa

Neurología

Aunque normalmente se asume que el cerebro es una estructura biológica diseñada para almacenar recuerdos, investigadores de la División de Neurociencias de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla (UPO) (España), y sendos grupos del European Molecular Biology Laboratory (EMBL) ubicados en Heidelberg (Alemania) y en Monterrotondo (Italia), han demostrado que existe un circuito cerebral particularmente relacionado con el borrado de recuerdos.

Aparentemente, aprender supone establecer nuevas asociaciones entre conceptos y situaciones diferentes, así como su recuerdo a lo largo del tiempo. A este respecto, el trabajo, publicado hoy en la revista Nature Communications, muestra que la información relacionada con la memoria adquirida entra en el hipocampo (una parte del cerebro relacionada con estos procesos) a través de tres rutas diferentes.

Si se bloquea la ruta principal no es posible aprender, pero si el aprendizaje ya está adquirido, el bloqueo de la ruta principal no impide la reactivación de lo aprendido, aunque sí debilita este recuerdo. “Esto quiere decir que esta inactivación produce el olvido progresivo de lo aprendido”, explica José María Delgado, investigador de la División de Neurociencias de la UPO.

La contribución más importante de este estudio es que la debilitación u olvido progresivo de lo aprendido cuando la vía principal está inactiva tiene lugar en una vía secundaria, que funciona en paralelo.

yyy

Las tres rutas en el hipocampo parecen estar ligadas a diferentes aspectos del aprendizaje: la formación de recuerdos (verde), su recuperación (amarillo) y el olvido (rojo). (Foto: SINC)

“Aunque los experimentos realizados son muy complejos, y han supuesto llevarlos a cabo durante casi cinco años, nos han llevado a la conclusión en este estudio de que este doble mecanismo de memorización y olvido solo tiene lugar en el momento del aprendizaje”, subraya Delgado, quien añade que si la vía principal de entrada de información en el hipocampo se bloquea, en ausencia de cualquier actividad identificable, no hay pérdida de memoria.

Según señala el investigador, una posible explicación a este interesante fenómeno es que, a fin de cuentas, el cerebro tiene un espacio funcional limitado, así que unos aprendizajes mejoran o simplemente sustituyen a otros aprendizajes anteriores. “Parece pues que para aprender nuevas asociaciones y funciones puede ser necesario olvidar otras anteriores”, apunta.

Gran parte de este estudio ha sido realizado con ratones manipulados genéticamente, lo que tiene poca aplicabilidad directa o indirecta a la clínica neurológica; pero una parte importante del mismo ha sido dedicada al desarrollo de una sustancia química capaz de activar esta ruta de olvido sin necesidad de tan complicada ingeniería genética. Esta última línea de investigación, todavía en desarrollo, permitiría, de completarse satisfactoriamente, ayudar a la eliminación de recuerdos indeseados. (Fuente: UPO)

http://noticiasdelaciencia.com/not/18783/un-circuito-neuronal-borra-recuerdos-de-forma-activa/

Los retos energéticos que le esperan al país

Cada vez es más evidente que las hidroeléctricas no pueden suplir todas las necesidades en materia energética que demanda el país, por ello se debe acudir cuanto antes a la consolidación de otras fuentes de energía (eólica y solar, por ejemplo).

Bogotá D. C., 18 de marzo de 2016 — Agencia de Noticias UN-

Así lo afirmó Luis Alberto Posada, director de Investigación y Desarrollo de Isagen, uno de los invitados a la Cátedra de Sede Jorge Eliécer Gaitán de la U.N., quien durante su intervención explicó cómo se está atendiendo la demanda de energía en el país y cuáles son las alternativas para suplir las necesidades energéticas de los próximos años.

“El 70 % de la demanda de energía está siendo respaldada por las hidroeléctricas, un 10 % por combustibles líquidos, el 12 % con gas y el 8 % restante por carbón”, anotó.

Además, aunque gran parte de la demanda se suple con los embalses y las hidroeléctricas que dependen del recurso hídrico, se debe tener en cuenta que el comportamiento del agua depende de sus ciclos, y que la disponibilidad de este recurso en los ríos y caudales es variable.

“Esto significa que hay zonas del país donde llueve más y por tanto hay más cantidad de agua en el año y otras donde se presenta sequía porque escasea el recurso hídrico”, enfatizó.

Durante el conversatorio, explicó, que el déficit energético del país en la actualidad se da porque los embalses tienen menor cantidad de agua almacenada. Esta situación corresponde a diferentes aspectos como la alteración de los ciclos hidrológicos y el aumento del calentamiento global.

“Sabemos que el comportamiento de las corrientes de agua es distinto en todas las regiones el país. Este fenómeno se ha vuelto recurrente y cada vez es más evidente el cambio en su comportamiento”, añadió.

El Fenómeno de El Niño, la variación climática que ha afectado en mayor medida en los últimos meses, se origina por el calentamiento de las aguas de la costa Pacífica y genera un cambio importante en las condiciones climatológicas de toda la región, pues altera los vientos y desplaza las masas de agua.

“Aunque este fenómeno produce un aumento en las precipitaciones, en varias zonas del país el viento se altera y empezamos a experimentar sequía, y a su vez disminuyen los caudales en los embales e hidroeléctricas”, puntualizó.

Actualmente el combustible fundamental para producir energía es el agua, cuando los fenómenos climáticos ocasionan este tipo de impactos, el país resulta en apuros para atender las necesidades energéticas.

Además, debido a la intervención del hombre sobre el medioambiente, el calentamiento global ha generado que los fenómenos climáticos (Niño o Niña) sean más intensos y frecuentes.

“Antes esta situación ocurría cada cinco o siete años y era posible controlarla, hoy en día estos ciclos son de mucho menos tiempo y estamos teniendo situaciones más intensas y sequias más fuertes que nos están llevando a pensar en cómo resolver este asunto”, añadió.

Según proyecciones de la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME), se espera que la demanda de energía del país crezca en un 3 % anual. Esto, aunque parece un crecimiento modesto, significa que a la demanda actual de 65 gigavatios por hora cada año, se deberá adicionar energía de dos gigavatios por hora cada año para suplir las necesidades futuras.

Eólica, la apuesta pendiente

Frente a esto, según el experto hay que recurrir a diferentes fuentes de energía, diferentes a la hidroeléctrica. En Colombia las reservas de hidrocarburo y gas son limitadas, por lo que no representan una solución completa.

El carbón es un combustible de bajo costo y con alta presencia en el país, sin embargo, es un emisor de gases de efecto invernadero que aumenta la contaminación.

Para superar esta situación, una buena opción es aprovechar el potencial del país en energía eólica en zonas como la costa Atlántica y La Guajira, la energía geotérmica y la energía solar. Sin embargo, también se deberá pensar cómo asumir los costos que requieren estas fuentes de energía.

“Colombia es un país en desarrollo, nos estamos transformando y eso hace que mejore la calidad de vida de todos los habitantes, vamos a requerir más energía y se debe pensar en estrategias para sacarle provecho a las fuentes que tenemos sin afectar el medioambiente”, concluyó.

http://agenciadenoticias.unal.edu.co/detalle/article/los-retos-energeticos-que-le-esperan-al-pais.html

UN ESPACIO PARA ENTENDER NUESTRO AMBIENTE

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 58 seguidores